Claves para controlar el stock del almacén de tu restaurante | P.A.N | Blog

El éxito del negocio de todo restaurador está vinculado al manejo eficiente del almacén. En tal sentido, es importante que el local gastronómico cuente con una adecuada administración que contemple planificar, estructurar, organizar e inventariar todo lo relacionado con el objetivo de minimizar y evitar las pérdidas; además de optimizar los recursos.

El control del almacén permite gestionar de tal manera que se garantice el resguardo de las mercancías requeridas para brindarle el mejor servicio a los clientes.

El término “almacén” hace referencia al lugar donde se guardan los alimentos no perecederos como harinas, pastas, enlatados y sal. Resulta útil adquirirlos en grandes cantidades, tomando en cuenta que se preservan por más tiempo y resulta más práctico, además, se pueden obtener mejores precios al comprar al mayor.

Las siguientes recomendaciones te ayudarán a realizar tanto la planificación como la implementación de las actividades que te permitirán tener un almacén que responda a los intereses de tu negocio.  

  • De acuerdo a tus necesidades: para poder controlar el stock del almacén de tu restaurante, es importante precisar qué necesitas. En este sentido la definición de los platillos a ofertar es un factor clave, pues una vez conozcas cuáles son las comidas a preparar y determines cuál es tu capacidad máxima de producción por hora, podrás realizar las compras en proporción a lo que necesites.
  • Exceso e insuficiencia de productos: la clave es mantener niveles óptimos de inventario sin caer en exceso o falta de mercancía, lo cual te permitirá aprovechar de mejor manera el espacio destinado al almacén. Evitar el exceso te permite invertir en otras prioridades y disminuir la merma. Las insuficiencias, por el contrario, pueden repercutir negativamente en la calidad de los platillos o impedir que los mismos puedan ofrecerse, lo cual podría generar incumplimiento en las expectativas del cliente.
  • Organización del almacenamiento: establecer dónde debe guardarse cada producto y utensilio, con el fin de tener una distribución apropiada en el almacén. Por ello recomendamos guardarlos por fecha de producción.  Por ejemplo, si tu menú incluye platillos elaborados con Harina P.A.N., guarda los paquetes que tengan fecha de producción reciente en la base y aquellos con fecha antigua en la parte superior para usarlas primero. Al mismo tiempo, evita mantener el producto en ambientes húmedos y oscuros. Procura preservarlos en sus empaques originales, para protegerlos de roedores, insectos y demás contaminantes; además de garantizar la vida útil declarada en el empaque.
  • Delegación de responsabilidad: es importante que uno o dos miembros de tu equipo de trabajo se encarguen de llevar el control de inventario: reciba los pedidos y realice informes sobre los materiales e ingredientes comprados, además de llevar control de la existencia de los productos y dónde fueron guardados. Cabe mencionar que los materiales e ingredientes costosos suelen guardarse bajo llave y manipulados solo por personal autorizado. Incluso algunos restauradores instalan cámaras como sistema de vigilancia y seguridad.
  • Establecer un control del inventario: permite determinar las políticas bajo las cuales se regirá el manejo del almacén, la periodicidad de realizar los inventarios físicos, minimizar los hurtos y las mermas. También contribuye a evitar el desorden en las áreas de almacenaje que causen extravío de las mercancías, al mismo tiempo es importante delegar funciones y responsabilidades.
  • Clasificar las mercancías en orden de importancia: identifica los productos en función de la relevancia y valor que le proporcionan a tu local para poder prestar el servicio a tus clientes. De esta forma podrás establecer políticas para cuidarlos y controlarlos más eficientemente.

La planificación y organización del almacén de tu restaurante son vitales para tener un negocio exitoso. En este sentido las utilidades que obtengan de la actividad empresarial, serán indicativo de la conveniencia de seguir adelante con tu proyecto de inversión, por tal motivo la implementación de políticas y mecanismos de controles son vitales para el funcionamiento apropiado de tu establecimiento y obtener los resultados deseados.